Primer plano de la cara de una mujer tendida en una camilla. Está anestesiada y preparadapara una cirugía de mentón, con gorro y bata quirúrgicos y tiene unas líneas de puntos y flejas dibujados en el mentón. Unas manos con guantes de látex sostienen un

La cirugía de mentón o mentoplastia: un retoque que armoniza el rostro

11 minutos

Varias personas me han recomendado la cirugía de mentón. Pero, ¿realmente la barbilla es tan importante para que me vea mejor? El mentón tiene un papel muy importante en la expresión facial y, junto con los pómulos, puede cambiar por completo tu personalidad. De ahí que muchas personas que no se sienten a gusto con su mentón tengan problemas de confianza y autoestima.

La barbilla o mentón es la parte del rostro en la que termina la mandíbula o maxilar inferior. Cuando el mentón tiene poco volumen, el rostro pierde definición y se une con el cuello; cuando es demasiado prominente, te da un aspecto rudo; si es puntiagudo, maléfico; y cuando la barbilla es asimétrica, puede desequilibrar y romper la armonía de tu cara con el resto de los rasgos faciales. 

La mentoplastia o cirugía de mentón es el procedimiento quirúrgico que permite remodelar la barbilla, modificando su tamaño y forma, para otorgarle más equilibrio y armonía a tu rostro. Sin olvidar los casos en los que es necesario corregir el mentón por una malformación, como parte de una reconstrucción tras un accidente o para suavizar el perfil en una reasignación de género.

¡Consigue tu guía gratuita y conoce qué tipo de rinoplastia estás buscando!

¿Qué alteraciones puede sufrir el mentón?

La cirugía de mentón o mentoplastia se asocia, en más de una ocasión, a otras intervenciones quirúrgicas como la rinoplastia o la reducción de papada, buscando devolver la proporción y la armonía al rostro. 

El hueso maxilar inferior (o también llamado mandíbula) es el que determina la forma del mentón. A veces, sin embargo, la apariencia poco estética de algunas barbillas no tiene que ver sólo con la forma de la estructura del hueso sino con la flacidez de los músculos o de la piel del mentón.

¿Todas las personas son candidatas para la cirugía de mentón? Como en la mayoría de operaciones faciales, el estado de la piel es importante y se debe descartar cualquier tipo de afección en la boca (como la gingivitis) o infección dental. 

Tipos de mentoplastia

Optar por un tipo de mentoplastia u otro dependerá del objetivo de la intervención. La intervención de mentoplastia se puede realizar para aumentar un mentón pequeño, para reducir un mentón prominente o para corregir pequeñas desproporciones. Y se puede llevar a cabo mediante diferentes técnicas:

  • La inserción de una prótesis de silicona o goretex se usa en los casos en los que se requiere un aumento leve o moderado de mentón. 
  • Cuando el/la paciente necesita un retoque leve para corregir una desproporción de la barbilla, las inyecciones de relleno (el ácido hialurónico es el material más común) dan muy buenos resultados.
  • En el caso de un aumento de mentón más pronunciado, debemos ponernos en manos de un cirujano maxilofacial para que nos haga una osteotomía (un procedimiento sencillo en el que se corta y desplaza el hueso). 
  • La lipoestructura (o también dicho lipofilling o Coleman de grasa) es otra técnica que puede ayudarnos a corregir imperfecciones del mentón. En este caso, el equipo quirúrgico utiliza injertos de grasa del propio paciente (que extrae a través de una liposucción) para infiltrarlos en el mentón mediante pequeñas inyecciones. Las incisiones (debajo del mentón o dentro de la boca) se cierran con puntos y son prácticamente invisibles. La intervención suele durar entre 30 y 90 minutos.

Nos extenderemos un poco más con la técnica de la osteotomía porque su descripción quizás impresiona pero lo cierto es que es una intervención rápida y con un postoperatorio bastante llevadero. La mentoplastia con osteotomía tiene muchas utilidades: permite adelantar el mentón (en el caso de mandíbulas demasiado retrasadas) o devolver una proporción correcta en los casos de rostros alargados con un labio inferior más prominente que el superior, entre otros.

Dos fotos, una del antes y otra del después, de una operación de mentoplastia de una mujer. Es un primer plano en el que solo se ve la cara de nariz para abajo, el cuello y parte de la zona de las clavículas.
¿Ya sabes qué rinoplastia estás buscando? ¡Descúbrelo en nuestra guía gratuita!

El postoperatorio de la cirugía de mentón

Dependiendo de la técnica que se use de cirugía de mentón, se hará de forma ambulatoria o necesitará hospitalización. Respecto a la anestesia, la mentoplastia se puede realizar bajo anestesia local más sedación, o anestesia general, en función de las preferencias del paciente, del equipo quirúrgico o del tipo de procedimiento. 

¿Me va a doler después de la cirugía de mentón? Lo más habitual es que tengas cierta inflamación (suele ir bajando en las dos primeras semanas) y dolor moderado en el área intervenida, así como un leve sangrado. Te recetarán medicación que te alivie el dolor y antibióticos para prevenir una infección. 

Tras la intervención, podrás retomar la rutina en dos o tres días y regresar al trabajo y a actividades sedentarias, una semana o diez días más tarde. Como en todas las cirugías, es fundamental seguir las instrucciones médicas para que no haya inconvenientes y los resultados sean los deseados. 

El postoperatorio habitual de la cirugía de mentón reclama reposo el primer día y dormir con la cabeza elevada. Evita los esfuerzos y no fumes para evitar posibles problemas de coagulación. Durante los primeros cuatro o cinco días deberás seguir una dieta blanda y emplear un enjuague antiséptico. Y, como recordamos en todos los artículos, es importante evitar la exposición solar y usar protección solar durante los primeros seis meses. 

El resultado final, normalmente, suele sorprender ya que la remodelación de la barbilla produce un cambio en el aspecto general del rostro y todos los volúmenes parecen distintos, incluso el tamaño de la cara se altera, ganando en armonía. 

Es importante contar con los mejores profesionales con experiencia en este tipo de intervenciones. Consúltanos, te acompañaremos en todo el proceso. Recuerda que el prestigio y la profesionalidad constituyen un seguro.

Autor

  • Lluís Salvadó

    Lluís es anestesiólogo desde 1999 con supraesepecialización para cirugía plástica. También es docente en Másters y Postgrados como Innovador en eHealth en Medicina peroperatoria. Lluís es un apasionado de todo lo que hace leyendo y viajando siempre que puede.

​ ​

​ ​

Suscríbete al Blog de SmartClinic

¿Tienes dudas?