¿Qué son los hilos tensores de pecho?

Hilos tensores: pechos más elevados sin necesidad de cirugía

9 minutos

Con los años, la piel pierde elasticidad y firmeza. ¿Quieres plantar cara a la gravedad sin entrar a quirófano? Los hilos tensores de pecho pueden ser una buena opción para elevar los senos sin cirugía.

También conocidos como hilos de polidioxanona o hilos mágicos, son unas suturas que se introducen en la piel y que consiguen elevar y posicionar el tejido que ha sido descolgado. Eso sí, esta elevación tiene caducidad.

¿Cómo se implantan los hilos tensores de pecho?

Los hilos tensores de pecho están fabricados con un material reabsorbible, antialérgico y que se suele utilizar para las suturas en la cirugía cardíaca y que ahora se ha adaptado a la medicina estética. No solo se aplica en los pechos sino que también es un procedimiento válido para el cuello, los brazos, el vientre y la parte interna de los muslos.

En este procedimiento, el médico especialista introduce los hilos tensores por debajo de la piel con una aguja muy fina, diseñada especialmente con esta finalidad. Previamente, el profesional ha estudiado la forma del pecho y ha diseñado sobre la piel la posición en la que va a introducir los hilos.

¿Ya sabes qué rinoplastia estás buscando? ¡Descúbrelo en nuestra guía gratuita!

Es una intervención no invasiva, con muy pocas complicaciones y de carácter ambulatorio. No precisa anestesia general ni hospitalización, es un procedimiento que apenas dura una hora, indoloro y que no deja cicatrices visibles en la piel.

Implantación de los hilos tensores de pecho

¿Cómo actúan los hilos tensores en el pecho?

Cada hilo está provisto de unas pequeñas espículas que se despliegan para formar una red, se enganchan en la dermis, la estiran y crean un efecto lifting. Es como si se tratara de un “sujetador virtual” que reposiciona la mama, realzando su forma y dando un efecto “push up” natural y armonioso.  

Pero los hilos tensores no sólo estiran el tejido, sino que también provocan un efecto biológico a su alrededor, creando colágeno y elastina -dos sustancias muy importantes para mantener la juventud de la piel-. Después de la implantación el pecho caído resurge y vuelve a estar firme.

Ventajas de los hilos tensores de pecho

La principal ventaja de los “hilos mágicos” es el casi inexistente postoperatorio ya que la recuperación es muy rápida. No hay riesgo de alergias ni de rechazos. Como mucho, pueden aparecer algunos efectos secundarios como una pequeña hinchazón, hematomas o pequeñas molestias que desaparecerán a los pocos días. 

Los resultados de elevación de pechos con hilos tensores son muy naturales -son indetectables a la palpación y a la vista- y comienzan a notarse de manera rápida, aunque para los definitivos debemos esperar un mes más tarde. Y es que el procedimiento estimula la producción de colágeno por la propia piel y esto requiere su tiempo. Los efectos de los hilos tensores no son mecánicos, sino naturales y progresivos. 

¡Consigue tu guía gratuita y conoce qué tipo de rinoplastia estás buscando!

Con la elevación de pecho con hilos tensores puedes llegar a ganar hasta una talla más sin necesidad de aumentar el volumen del seno. Este tratamiento también se puede aplicar en el caso de pequeñas asimetrías entre un pecho y otro.

Además, los hilos tensores también pueden funcionar para disimular las arrugas del contorno de los ojos, para elevar las mejillas y las cejas, reafirmar el cuello y el contorno facial, otorgar simetría a la cara y/o difuminar las arrugas de la frente.

Inconvenientes de los hilos tensores

Los efectos secundarios o contraindicaciones, dependen en gran medida de la calidad del material utilizado así como de la experiencia y profesionalidad de quien realiza la intervención. Es muy importante que la inserción de los hilos tensores en el pecho sea realizada por un médico con una experiencia dilatada en este campo para evitar posibles asimetrías o incorrecciones.

El principal inconveniente de los hilos tensores es su caducidad, tal y como hemos comentado. Como están hechos de un material biocompatible que al final acaba siendo reabsorbido por el propio cuerpo, sus efectos desaparecen en un año y medio o dos años, después de la intervención.

Sin embargo, siempre hay la posibilidad de volver a someterse al tratamiento y obtener los mismos resultados. Eso sí, habrá que evaluar que las condiciones de la piel sean las óptimas para realizar la intervención. En Smart Clinic puedes contar con profesionales expertos, tanto a la hora de estudiar tu caso, como en lo que respecta a la cirugía.

Autor

  • Lluís Salvadó

    Lluís es anestesiólogo desde 1999 con supraesepecialización para cirugía plástica. También es docente en Másters y Postgrados como Innovador en eHealth en Medicina peroperatoria. Lluís es un apasionado de todo lo que hace leyendo y viajando siempre que puede.

​ ​

​ ​

Suscríbete al Blog de SmartClinic

¿Tienes dudas?