Cuero cabelludo en el que se ha trasplantado pelo mediante la técnica FUE.

La técnica FUE: trasplante pelo a pelo, folículo por folículo

9 minutos

¿Te estás planteando el injerto capilar? ¿Tienes dudas? En este artículo os explicaremos al detalle en qué consiste la técnica FUE de trasplante capilar y confiamos poder dar respuesta a cualquiera de vuestras inquietudes. Si sigues haciéndote preguntas, consúltanos y te informaremos sobre el procedimiento. 

La técnica FUE (Follicular Unit Extraction) está considerada como la técnica de trasplante capilar más avanzada que existe. En concreto, es un tipo de trasplante de cabello que consiste en extraer unidades foliculares de zonas con buena densidad capilar (zona donante) para implantarlas en las zonas con problemas de calvicie o baja densidad (zona receptora). 

¿Cuál es el mejor tratamiento para recuperar el pelo? ¡Te lo contamos en esta guía!

Pero ¿qué es una unidad folicular? La unidad folicular agrupa varios pelos que se extraen conjuntamente y suele contener entre 1 a 5  (la media se sitúa en 2,2 pelos). Por lo que cuando se dice que se va a hacer un trasplante de 2.000 unidades foliculares, aproximadamente, se injertarán unos 4.400 cabellos. 

¿En qué consiste la técnica FUE?

La técnica FUE es una intervención ambulatoria (no requiere ingreso hospitalario), bajo anestesia local y sedación para mayor comodidad del/la paciente. Normalmente, antes de empezar el procedimiento se rasura la zona donante para poder identificar bien los folículos a extraer. 

Folículos pilosos en una plaqueta listos para ser trasplantados mediante la técnica FUE.

Pelo a pelo, folículo por folículo, la técnica FUE es una intervención laboriosa y, por tanto, larga. La intervención suele prolongarse horas, dependiendo del número de unidades foliculares, puede durar una mañana o casi un día. Un cirujano capilar experimentado suele llevar a cabo, aproximadamente, de 2.500 a 3.000 implantes en un solo día.

Los injertos se obtienen de la zona posterior y/o lateral del cuero cabelludo. El cirujano extrae una a una las unidades foliculares y, de forma simultánea, se clasifican y preparan para la implantación. A continuación, mediante microincisiones en las zonas receptoras, se van introduciendo cuidadosamente los injertos capilares. Se hace con una especie de pequeñas jeringas con una aguja acanalada (implanters) a través de las cuales se implanta el folículo. Dependiendo del tamaño del folículo a implantar tendrán un diámetro u otro. 

El otro tipo de trasplante capilar es la técnica FUSS o “de la tira”, en la que se extrae una tira de cuero cabelludo con suficiente densidad capilar de la que se obtendrán las unidades foliculares que después se trasplantarán al paciente.

Entre las ventajas de la técnica FUE está que permite extraer, de manera individual, los folículos de la zona donante sin necesidad de puntos y sin dejar cicatrices visibles (son prácticamente imperceptibles). Los microbisturís con los que se hacen las microincisiones dejan unos minúsculos orificios que cicatrizan en una semana.  

Por otro lado, en la técnica FUE, al no extraer tiras, la zona donante mantiene su densidad. Además, al ser menos invasiva, el postoperatorio suele ser más corto. La técnica FUE es la más adecuada en personas que llevan el pelo corto, quieran evitar las cicatrices o no deseen someterse a un tipo de intervención más invasiva como es la técnica FUSS. 

Macrofotografía de un bulbo capilar siendo trasplantado mediante la técnica FUE.

En cambio, si no quieres rasurarte y no te importa la cicatriz (que será muy residual y que se disimulará con el cabello) la técnica FUSS será la más adecuada. La elección de una técnica u otra dependerá más de tus necesidades y expectativas ya que los resultados son igual de óptimos con las dos técnicas de trasplante capilar. 

¿El pelo volverá a caer?

No. Lo tendrás de por vida. Los injertos se obtienen de las zonas donantes y se preparan, minuciosamente (bajo un microscopio de alta resolución), para ser introducidos en las áreas receptoras. Las zonas donantes (área posterior y lateral de la cabeza) están genéticamente programadas para crecer durante toda la vida. ¡¿Por qué?! Pues porque estas zonas poseen unos receptores hormonales que no se ven afectados por la hiperactividad de la enzima “5 alfa reductasa” que es la responsable del agotamiento prematuro en la generación de los cabellos. 

Así pues, el pelo trasplantado es un pelo permanente. Aunque (como todos) no es ajeno al proceso de envejecimiento.

En resumen, en la actualidad la técnica FUE es la técnica menos agresiva y que ofrece mejores resultados. Si bien es cierto que no es la más recomendada para todos los casos, aquellos pacientes que sí opten por ella verán reducido el tiempo de recuperación después del procedimiento. Además, podrán elegir el estilo que más les apetezca para su nuevo pelo, ya que no deja cicatrices visibles. Si quieres saber si esta técnica es la más adecuada para ti, no dudes en consultarnos.

Tratamientos capilares

Autor

  • Lluís es anestesiólogo desde 1999 con supraesepecialización para cirugía plástica. También es docente en Másters y Postgrados como Innovador en eHealth en Medicina peroperatoria. Lluís es un apasionado de todo lo que hace leyendo y viajando siempre que puede.

​ ​

Deja un comentario

No hay

Aun no hay ningún comentario en este post

​ ​

Suscríbete al Blog de SmartClinic

¿Tienes dudas?