El implante de cejas: pelo a pelo hacia unas cejas definidas y tupidas

Unas cejas bien definidas y tupidas son una de las últimas tendencias en belleza. También juegan un papel fundamental en la protección del ojo (del sudor y de factores como el polvo y la radiación solar) y son una parte indisoluble de la expresión facial y de la personalidad de cada cual. Por eso, la pérdida de densidad del pelo o la aparición de calvas en las cejas pueden provocar un cambio en la apariencia habitual de la persona y, por tanto, causar dolorosos problemas psicológicos y de imagen y autoestima. Una de las mejores opciones para atacar estos problemas es el implante de cejas.

El implante de cejas como solución definitiva y permanente

¿Qué opciones tenemos para conseguir la forma que deseamos? Hoy por hoy, el implante de cejas se ha impuesto como la solución definitiva y permanente para unas cejas poco pobladas. También son populares los tratamientos estéticos de microblading o micropigmentación.

La madarosis superciliar (denominación médica de la pérdida parcial o total del pelo de las cejas) puede producirse por una dermatitis (una irritación de la piel), cicatrices o quemaduras en la zona, o por padecer el lupus. También está el trastorno de la tricotilomanía que es la tendencia a arrancarse los pelos de las cejas. 

¡No nos podemos olvidar de las modas! El diseño de las cejas ha vivido diferentes épocas, entre las que fue tendencia llevarlas pintadas en lugar de naturales. Esto motivó que muchas mujeres se las depilaran excesivamente con la consiguiente pérdida progresiva del pelo. Otras causas de la pérdida de densidad capilar pueden ser, entre muchas otras, el estrés, la genética, la quimioterapia o, por ejemplo, una caso grave de anemia. 

La técnica FUE en los implantes de cejas

El injerto de cejas es similar al que se realiza en el cuero cabelludo. La técnica más habitual es el método FUE que consiste en extraer los folículos capilares de la zona posterior de la cabeza para injertarlos en las cejas, manteniendo su forma natural.

Para el implante se escogen los folículos capilares que más se parecen a los pelos originales de las cejas. El equipo de cirugía capilar implantará las unidades foliculares siguiendo un mapeado que establece el ángulo de implantación  y el número de pelos que debe tener cada unidad (de uno a dos). No respetar el ondulado natural de las cejas puede llevar a resultados estéticamente desastrosos ya que cada persona tiene las cejas de forma diferente y con distinto grosor. 

Es importante que los injertos los realicen profesionales con una amplia experiencia en trasplantes de pelo en cejas y barba. En SmartClinic los tenemos. Consúltanos. 

La intervención de implante de cejas es ambulatoria (no es necesaria la hospitalización), suele durar de tres a cuatro horas, aproximadamente, y la anestesia es local, complementada con una sedación endovenosa realizada por un anestesiólogo. Deseamos que los pacientes tengan la mejor experiencia y por eso en Smart Clinic  preferimos que estén sedados para este tipo de cirugía y no recuerden nada del procedimiento. 

Tener las cejas tatuadas no es un impedimento para el injerto. En este caso, el diseño o mapeado previo será en función de la forma natural de la ceja y no del tatuaje (muchas veces se borra con el tiempo y su aspecto es menos natural). 

Primer plano de una mujer tumbada en una camilla con un gorro quirúrgico, preparada para una intervención de implante de cejas. Tiene los ojos cerrados. Una persona con guantes de látex negros le mide las cejas con un instrumento de medición específico.

Indicaciones para después de un implante de cejas

Respetar el periodo de reposo es muy importante tras el implante de cejas. Es común que haya inflamación en la zona y que aparezcan costras, por eso, el especialista suele prescribir medicación, tanto para evitar la inflamación como para evitar posibles infecciones. 

A las 48 horas después de la intervención, ya puedes lavarte la cara, sin frotar, y usar cremas o maquillaje, evitando la zona intervenida. Durante un mes, es recomendable proteger las cejas de la exposición solar con unas gafas de sol y, en los seis meses siguientes, usar  protección solar de alta graduación. 

Debemos tener presente que el pelo injertado se extrae de la cabeza y seguirá el ritmo de crecimiento natural, por lo que será necesario llevar un mantenimiento de las cejas cortándolo con frecuencia para evitar su crecimiento excesivo y mantener la naturalidad.

Respecto a la depilación, hay que tener cuidado de no arrancar el pelo injertado (corremos el riesgo de arrancarlo de raíz y perderlo de forma definitiva). 

Existen tratamientos estéticos como alternativa al implante de cejas. El microblading para cejas es una técnica de maquillaje permanente en la que se utilizan unas plumas de metal (parecidas a un bisturí) para dibujar pelo a pelo la zona afectada. Su resultado suele durar un año o año y medio. La micropigmentación es más permanente y resiste, desde su implantación, hasta dos o tres años y se realiza con una aguja de una punta que inyecta la coloración en la epidermis.